Hablemos de lenguaje incluyente

El español mantiene la tendencia al masculino genérico. En su orden espontáneo, el lenguaje no puede ser discriminativo, pero hay formas abstractas en las que se da prioridad al masculino.