Opinión

Llorar es de niños (y de niñas también)

by

Se ha tratado de mantener la premisa de que ser “emocional” es cosa de mujeres, y que cualquier hombre que lo sea no es digno de llamarse así. Esto está a veces tan inscrito dentro del inconsciente que resalta en nuestro lenguaje cotidiano, en expresiones como “aguante como hombrecito”, “no llore como nena” y “hágale huevos”, entre otras.

La feminista que no soy

by

El feminismo dominante no me atrae, con su mujer-individuo independiente y racional. Las redes de cuidado son la única forma de sobrevivir.

Danza machista

by

¿Te imaginás llegar a una oficina de arquitectos y que te hagan parte de su compañía o empresa, sólo por ser hombre? Sería un desastre, ¿no?