Estoy convencida: ¡esto puede cambiar!

Foto: Gabriela Lehnhoff/La Regla
Soy acarreada de conciencia. Creo en una Guatemala como la que vi hoy, con una PNC cumpliendo ejemplarmente su labor, estudiantes unidos, felices, jubilados protestando con energía, amor por el país, demandas justas.

Hoy participo en el #Paro20s porque no me siento representada por quienes ahora nos gobiernan. Sobre todo participaré porque estoy convencida que esto puede cambiar. Que podemos impulsar como ciudadanxs leyes que nos permitan elegir y pedirle cuentas a nuestros representantes, porque creo que comités cívicos deberían poder postular candidatos y candidatas, porque personas probas, inteligentes, dedicadas, deberían poder postularse de forma independiente. Creo en todo esto, quiero que pase.

Hoy participo en este paro en agradecimiento a mis papás, quienes me cuidaron y criaron en años de guerra y muerte. Ellos, en ese entonces, casi niños, hicieron grandes sacrificios para que mi hermano y yo creciéramos con toda la normalidad que permitía el contexto. Se esforzaron por disipar mi angustia de ver primos y primas quedándose huérfanos, me abrazaron para no sentir tristeza cuando ellos mismos se desgarraban por dentro. Me permitieron creer que podría lograr lo que quisiera. Vi a mis papás ser cordiales con personas, que ahora entiendo, los aterraban. Se sacrificaron en esos años de espantosas disonancias.

Hoy participo porque mi papá y mi mamá, mis tíos y tías, todavía sienten angustia cuando digo que voy. Porque ellos no pudieron ejercer su derecho de protestar libremente sin pagar precios inimaginables. Honro a su generación. No olvido a los muertos. Los siento cada día. No creo en la violencia porque he visto el precio y lo poco que logra en realidad.

Hoy participo con amigos y amigas que tienen sus propias historias y que concluyeron que participar es lo que toca, cada quien siguiendo su propio camino de reflexión, visitando sus propias memorias, reconociendo su indignación.

Hoy participo en paz y dando gracias por estar viva, que es algo que no se puede decir gratuitamente en Guatemala.

Written By