La historia de Marilyn Monroe y el desagradable de Hugh Hefner

Este post se viralizó en Facebook durante los últimos días. Escrito por Sarah Vaughn Patzel y publicado por New Wave Feminists, cuenta cómo el lugar que escogió Hugh Hefner para ser enterrado esta semana tiene un simbolismo perturbador.

Ella es Marilyn Monroe.

¿Tal vez has oído hablar de ella, o has visto otras fotos?

Ella era un ser humano.

Nació el mismo año que Hugh Hefner, de 91 años, quien murió esta semana.

Se casó a los 16 años de edad para escapar del sistema de hogares de guarda. Unos años más tarde, mientras trataba de adentrarse en el mundo del modelaje y la actuación, posó desnuda para un calendario de fotos, para ganar algo de dinero para comer. Le pagaron US$50 por quitarse la ropa y sonreír.

Usó un nombre falso para tratar de distanciarse de las fotos.

“No sé por qué, excepto que tal vez quise protegerme, estaba nerviosa, apenada, incluso avergonzada por lo que había hecho. No quería que mi nombre apareciera como la modelo”.

Unos años más tarde, se le dio su gran oportunidad y empezó a actuar en películas. Hugh Hefner estaba construyendo su marca. Cuando decidió comenzar su “revista para caballeros”, Marilyn Monroe ya tenía un nombre muy conocido. Hefner compró los derechos de sus fotos para el calendario por US$500.

Sin preguntarle a la actriz, Hugh Hefner la puso en la portada de su primer revista, con el titular “Por primera vez en cualquier revista, FULL COLOR, la famosa Marilyn Monroe DESNUDA”.

No sé si hay otra historia que defina mejor a este pendejo.

Cuando se le preguntó sobre la portada, Monroe dijo esto:

“Ni siquiera recibí un agradecimiento de aquellos que ganaron millones por las fotos desnudas de Marilyn. Incluso tuve que comprar una copia de la revista para verme”.

El sistema le falló a Marilyn Monroe, quien murió a los 36 años de edad después de ser digerida por la cultura que la consumía. Murió con dinero, pero no mucho. Más dinero se ha hecho de su marca después de su muerte; incluso hoy se puede ver cómo se venden los productos con su imagen.

Entonces en 1992, la tumba contigua a la de Marilyn salió a la venta, y Hefner la compró para él, regodeándose en el status que le daría ser su compañera eterna.

Marilyn, muerta, no hizo ningún comentario.

Cincuenta años después de su muerte, el playboy está a punto de levantar las sábanas de su tumba y entrar a gatas.

Hugh y Marilyn nunca se conocieron.

Ella nunca dio su consentimiento, ni a la publicación de su imagen desnuda en Playboy ni a la eterna compañía del dueño, porque él nunca le preguntó, nunca siquiera la saludó.

La mujer que buscó amor toda su vida terminó… con Hef. El hombre que pasó su vida ignorando la humanidad de las mujeres y saliéndose con la suya terminó su vida como un héroe de los derechos civiles.

No sé si hay otra historia que defina mejor a este pendejo.

Descansa en poder, Norma Jean.

Por Sarah Vaugh Patzel.

Written By